Sanidad

Orientamos nuestros servicios a nuestros clientes

Monrabal ofrece sus servicios al sector sanitario para asegurar un rendimiento eficiente en todos los centros y hospitales y para liberar de estas actividades no médicas a sus administradores. Nos hacemos cargo de la gestión energética, así como de la prevención de riesgos y el mantenimiento global del edificio.

Para asegurar la comodidad total del paciente y el personal del edificio, Monrabal ofrece sus servicios de alto nivel a las instituciones y entidades de salud de ámbito público y privado.

Estos servicios incluyen una gestión integral del edificio, gestión del consumo energético, control de riesgos sanitarios y mantenimiento de residencias de ancianos, centros de salud, hospitales, centros de especialidades, etc.

La experiencia de la gestión energética de Monrabal se traduce en una amplia gama de servicios de asistencia técnica y la seguridad del suministro ininterrumpido de electricidad, calor y frío, vapor, vacío medicinal, etc., sin dejar de tener en cuenta la optimización del consumo de energía.

Medición exhaustiva de los indicadores

Para evitar la presencia de bacterias de la legionella en el agua o que las redes de ventilación o climatización sean el origen de problemas patológicos, en Monrabal usamos de una forma exhaustiva la medición de los indicadores y estudios para optimizar las instalaciones.

No solo nos ocupamos de la gestión de las instalaciones. La sensibilización y la formación de los equipos de mantenimiento con el objetivo de mantener la salud de todos es otra de nuestras prioridades.

Flexibilidad adaptada a la evolución

Las infraestructuras sanitarias siguen en constante evolución, teniendo en cuenta tanto aspectos como las propias necesidades de la actividad, como aquellas relacionadas con el medio ambiente, por lo que la flexibilidad de nuestro servicio se adapta de forma constante a esta circunstancia.

Tenemos en cuenta la normativa vigente, así como la modernización de las instalaciones adaptada a ella, siempre teniendo en cuenta la optimización de los costes de funcionamiento de los edificios y el cumplimiento de las asignaciones presupuestarias.